ADIVINANZAS - LAS MÁS DIFÍCILES


ADIVINANZAS SELECCIÓN: DIFÍCILES

En esta página, encontraras una selección de adivinanzas más difíciles, más complicadas. El repertorio aparte de ser original, de creación propia es mucho más amplio, aquí solo tienes una pequeña selección de las más complejas según nuestro criterio.


Si quieres conocer la solución de cada una de las adivinanzas, coloca el puntero sobre el botoncito, espera unos segundos y aparecerá por arte de birlibirloque.

 

 

Parco en conocimientos,
preciso en la ejecución, 
infinidad de diseños;
y, único en la gestión.

Soy el guardián de la noche,
distintivo en los duelos,
símbolo de la elegancia,
y promotor  de los miedos.

A lomos de tus orejas,
te ayudo a vislumbrar;
unas veces muy clarito,
otras con opacidad.

Llamativa y estridente,
para niños atrayente,
viajo en coches especiales,
vivo dentro de los mares.

En la penuria es eterno,
en el disfrute fugaz.
Los rigores de su paso,
se proyectan en la edad.

Puede parecerte bien,
más bien te molestará,
con estruendo o finamente,
el fluido va a aflorar.

Luce en el cuello del hombre,
se debe recolectar,
romper el caparazón,
y lista a degustar.

En una lista ordenada,
me vas a ver en vanguardia,
si alteras la posición,
bajo al último eslabón.


Abalorio de cabeza,
atadura en el calzado,
trampa para reses bravas,
fiel adorno en regalos.

¡Caprichos de ortografía!
que llevándote conmigo,
unas veces se me ve,
y otras estoy escondido.

Te vendo líquido sucio,
además contaminante,
te lo doy a precio de oro
y lo engulles al instante.

No hay evento que se precie,
donde no estemos presentes;
desde el mismo nacimiento,
hasta después de la muerte.

De diseño sugerente,
para hechizo de mis fieles,
echo campanas al vuelo,
si la ocasión lo requiere.

Gracias a tu esbelto cuerpo
y tu airosa pelambrera,
ya no estoy arrodillada,
ni con las manos pringadas.

Distinguido parlanchín,
a distancia y en silencio;
pero hoy, soy popular;
por mi airoso movimiento.

La tienes en la semana,
la encontrarás en el mes,
pero en cien años que busques,
no la vas a poder ver.

Medio ojo al principio,
otro medio al final;
en el centro si soy largo,
solo hay oscuridad.

Da igual el color que luzca,
el tiempo lo teñirá blanco,
lo perderán muchos hombres,
las mujeres ya no tanto.

Sin que tú te des ni cuenta,
te estoy chupando la sangre;
y no me desprenden de ti,
ni con pinzas ni alicates.

Desde la pared inerte,
nos contemplas orgulloso,
unas veces sin razón,
y otras por ser muy valioso.


     
Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Entendido Más información